Diferencia entre revisiones de «Batalla de Aina»

De JerezSiempre
Saltar a: navegación, buscar
Línea 12: Línea 12:
 
Fernández de Herrera escapa del campamento milagrosamente y malherido llega a reunirse con las tropas jerezanas.  
 
Fernández de Herrera escapa del campamento milagrosamente y malherido llega a reunirse con las tropas jerezanas.  
  
Las tropas enemigas sin jefe que gobernarse, emprenden la huída, pero en una torre llamada del Sotillo, a la pasada del Salado se hicieron fuertes unos quinientos, defendiéndose con obstinación, pero viéndose alcanzados y rodeados por los jerezanos donde hoy se ubican la [[Ermita de la Ina]] son derrotados lográndose la victoria.
+
Las tropas enemigas sin jefe que gobernarse, emprenden la huída, pero en una torre llamada del Sotillo, a la pasada del Salado se hicieron fuertes unos quinientos, defendiéndose con obstinación, pero viéndose alcanzados y rodeados por los jerezanos donde hoy se ubican la [[Ermita La Ina]] son derrotados lográndose la victoria.
  
 
En celebración de este hecho se fundó la ermita, llamándola la Ina por haberles concedido la [[Madre de Dios]] una tan grande victoria y tan aína (Ayna). “Aína” es un adverbio anticuado que equivalía a decir “presto, con prontitud; del latín “agina”.
 
En celebración de este hecho se fundó la ermita, llamándola la Ina por haberles concedido la [[Madre de Dios]] una tan grande victoria y tan aína (Ayna). “Aína” es un adverbio anticuado que equivalía a decir “presto, con prontitud; del latín “agina”.
  
Diego Fernández de Herrera volvió a la ciudad lleno de heridas y fue muerto quince días después, siendo enterrado en la [[Iglesia de San Marcos]] de dicha ciudad.
+
Diego Fernández de Herrera volvió a la ciudad lleno de heridas y fue muerto quince días después, siendo enterrado en la [[Iglesia San Marcos]] de dicha ciudad.
  
  

Revisión del 11:21 10 feb 2014

height=60px Volver a Portada
Volver a Recuerdos


BATALLA DE AINA


JerezSiempre Destaca.png Batalla de Aina. Diego Fernández de Herrera


Corría el año 1339 cuando Abdul Melek, príncipe tuerto, que ostentaba el título de rey de Ronda y Algeciras dado por su padre rey de Marruecos Abul-Hassan cerca con sus tropas Jerez estableciendo su campamento en el cerro que desde entonces es conocido por Cabeza del Real.

Abdul Melek asoló la campiña jerezana y cerró el cerco completamente con hombres. Los jerezanos no vieron otra salida que la lucha en desigual batalla, Entre nuestras tropas se encontraba Diego Fernández de Herrera, que cautivo años antes en tierras africanas, era buen conocedor del idioma y los usos y costumbres de los árabes. Confesados y comulgados pues no esperaban regresar con vida, Diego Fernández de Herrera se ofreció para introducirse en el campamento de los árabes y dar muerte al príncipe árabe.

Una noche de octubre, Diego Fernández de Herrera, disfrazado de moro pasó el Salado por el sitio que llaman el Tirado, cerca de la cabeza del Real Baladejo .internándose en el campamento y aguardo pacientemente la hora prevista del ataque sorpresa de las tropas jerezanas muy cerca de la tienda real del príncipe tuerto. Al alba, las tropas jerezanas llegan a las proximidades del campamento con un gran estruendo. El príncipe moro sale de la tienda pidiendo un caballo y una lanza momento en el que Diego Fernández de Herrera empuñando un pesado rejón le clava el hierro en mitad del pecho y muere.

Fernández de Herrera escapa del campamento milagrosamente y malherido llega a reunirse con las tropas jerezanas.

Las tropas enemigas sin jefe que gobernarse, emprenden la huída, pero en una torre llamada del Sotillo, a la pasada del Salado se hicieron fuertes unos quinientos, defendiéndose con obstinación, pero viéndose alcanzados y rodeados por los jerezanos donde hoy se ubican la Ermita La Ina son derrotados lográndose la victoria.

En celebración de este hecho se fundó la ermita, llamándola la Ina por haberles concedido la Madre de Dios una tan grande victoria y tan aína (Ayna). “Aína” es un adverbio anticuado que equivalía a decir “presto, con prontitud; del latín “agina”.

Diego Fernández de Herrera volvió a la ciudad lleno de heridas y fue muerto quince días después, siendo enterrado en la Iglesia San Marcos de dicha ciudad.


Fuente: Wikipedia Hombres Iustres Diego I Barreto y Parada Jerezanos Ilustres E. Fredriani



Jerez 29.jpg